Información y reservas
902 55 12 55
DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish
BARCELONA - MADRID - MÁLAGA - SANTIAGO - VALENCIA - VIGO - ZARAGOZA

especialidades

La odontopediatría es la rama de la odontología encargada de tratar a los niños. Por lo tanto se encarga de detectar posibles las anomalías en la posición de los maxilares y controlar la fase de erupción de los dientes. Remitiendo al ortodoncista si fuese necesario.

El tratamiento restaurador principalmente se compone de tratar los traumatismos, usar selladores, que consiste en obturar levemente los surcos y fisuras de las piezas dentales sin apenas quitar material dental para evitar posibles caries, y en tratar las caries producidas y sus consecuencias.

 

Selladores de fisuras

Son sustancias colocadas por el dentista que recubren los surcos profundos de los dientes (en los cuales no puede penetrar las cerdas de los cepillos dentales), con una fina capa de material plástico, la cual impide la entrada de restos alimentarios y de microorganismos, previniendo así la aparición de caries.

 

Caries

Los dientes temporales afectados por caries deben ser obturados (empastados) de forma similar a como se hace con los dientes definitivos. Una caries muy profunda en un diente temporal puede provocar alteraciones en el diente definitivos que está debajo.

Cuando la caída del diente afectado está muy próxima, se realiza su extracción para permitir la correcta salida del permanente.

 

Traumatismos

Los traumatismos dentarios son muy frecuentes en los niños, especialmente en la región de los incisivos superiores. Pueden provocar la fractura e incluso la pérdida prematura del diente.

En los casos en que es posible, se restaura la pieza para mantenerla en la boca el tiempo necesario; si no es posible restaurar la pieza, hay que extraerla. Cuando se prevé que la erupción del diente definitivo va a tardar tiempo, se debe colocar un mantenedor de espacio que permitirá que los dientes no se junten, impidiendo la erupción

Mantenedor de espacio posterior del permanente. Estos tratamientos se pueden aplicar sea cual sea la causa de la pérdida dentaria prematura.

Se debe tener en cuenta que, si se pierde un diente temporal 4 ó 5 años antes de su fecha normal de caída, se producirá un retraso en la salida del permanente, y si se pierde cerca de la fecha de caída normal se producirá un adelanto de la salida. Ambas situaciones pueden ser perjudiciales para la colocación definitiva de los dientes en la boca.

 

¿QUÉ DEBEMOS SABER SOBRE LOS TRAUMATISMOS EN LOS DIENTES PRIMARIOS, TEMPORALES O DE LECHE?.

Cuando los niños comienzan a explorar el mundo que les rodea, están expuestos a múltiples caídas que pueden afectar a la cara y los dientes.

Durante los primeros años de vida, las raíces de los dientes temporales están íntimamente en contacto con los dientes permanentes sucesores que se están formando dentro del hueso. En este periodo, los traumatismos en los dientes primarios anteriores pueden afectar al aspecto de los dientes permanentes que erupcionarán sobre los 7‐8 años de edad y que, en el caso que se hubieran afectado, presentarían, en función de la gravedad del traumatismo, desde malformaciones en las coronas de los dientes hasta manchas blanquecinas en la cara anterior de los mismos.

Los traumatismos más graves en la dentición temporal, la intrusión y la avulsión, pueden causar serias complicaciones en los sucesores permanentes. Ambas situaciones son más dramáticas y peores cuanto más joven es el niño.

Nunca debe reponerse un diente primario si ha sufrido una avulsión; es decir, cuando ha salido totalmente del alveolo debido al traumatismo, separándose del cuerpo.

 

¿QUÉ HACER ANTE UNA CAÍDA QUE AFECTE UN DIENTE PERMANENTE?.

Ante todo, consultar a un odontopediatra o, en su defecto, a un dentista generalista lo antes posible tras el accidente. Esta actuación tiene las siguientes ventajas:

Hay mayor probabilidad de conservar la vitalidad del diente.

Se podrá aplicar un tratamiento conservador.

Existe un mejor pronóstico.

Se previenen tanto complicaciones futuras como tratamientos costosos en el futuro.

 

Ante un diente avulsionado:

1. Asegurarse de que no es un diente primario o de leche ya que no deben reimplantarse.

2. Mantener al herido en calma.

3. Encontrar el diente y cogerlo por la corona (la parte más blanca). Evitar tocar la raíz (la parte más amarilla).

4. Si el diente está sucio, lavarlo con agua corriente durante 10 segundos sujetándolo por la corona. No tocar ni frotar ni rascar la raíz.

5. Animar al paciente, a sus padres o a los cuidadores a reimplantar el diente y reposicionarlo en el alveolo dentario. Una vez colocado, hacer morder un pañuelo para mantenerlo en posición y acudir de inmediato a la consulta .

6. Si no fuera posible reimplantar el diente, poner el diente en un medio de conservación adecuado (vaso con leche o con suero salino). El diente puede ser transportado, también, en la boca guardándolo entre lo molares o en el interior de la mejilla.

7. Evítese guardar el diente en agua.

8. Buscar tratamiento dental de urgencia, inmediatamente.

Cuanto más tiempo se tarde en reimplantar el diente menos posibilidades habrá de curación y más riesgo de complicaciones irremediables.

Sociedad Española de Odontopediatría

 

¿Cuándo he de llevar a mi niño al odontopediatra para su primera visita dental?.

Siguiendo los protocolos e indicaciones de las asociaciones odontopediátricas más significativas, a nivel mundial, se recomienda que la primera revisión en la consulta del odontopediatra se haga, bien cuando el primer diente temporal o “de leche” haga erupción o bien, al cumplirse el primer aniversario del niño, como muy tarde, al cumplir los dos años de edad.

Aviso Legal · Política de Privacidad - CEIO 2012 - info@centrodeimplantologia.com - Tel 93 289 09 29 :)